Qué es y cómo alcanzar la escalabilidad empresarial

Qué es y cómo alcanzar la escalabilidad empresarial

La importancia de pertenecer a asociaciones de directivos
Ventajas y desventajas de la empresa familiar
El marketing a través de la Realidad Virtual: claves y consejos

La transformación digital ha convertido el tejido empresarial en un ente dinámico y cambiante; repleto de oportunidades, pero también de peligros y retos. Por eso, la escalabilidad se ha convertido en un mínimo exigible para competir en cualquier sector.

Entre las startups, empresas de rápido crecimiento, esta propiedad es habitual, pero cada vez son más las compañías grandes que buscan operar en términos de máxima flexibilidad para afrontar la incertidumbre del futuro.

Si todavía no conoces qué es la escalabilidad empresarial, o no sabes cómo alcanzarla, en MÁSMÓVIL Negocios hoy repasamos este concepto tan interesante para asegurar el éxito de proyectos y metas.

Qué es la escalabilidad. Consejos para conseguir un negocio escalable

También te puede interesar: Coopetir. Lo último en estrategias de crecimiento

 

¿Qué es la escalabilidad?

La acepción no viene recogida en la RAE, y eso ofrece la posibilidad de acoger diferentes significados enmarcados dentro de los mismos márgenes. La escalabilidad viene a ser la capacidad de un sistema o proyecto de mantener la calidad y fluidez sin aumentar costes.

Ante imprevistos o cambios en el entorno, esta propiedad facilita maniobrar eficazmente, conservando los objetivos iniciales. Y en términos de crecimiento, permite a una empresa aumentar su actividad sin perder calidad en los servicios, pudiendo incluso reducir costes.

Un negocio escalable ha de ser capaz de incrementar sus beneficios sin reinvertir en infraestructuras una partida similar a lo que se ingresa por la actividad. Cualquier empresa puede alcanzar la escalabilidad, aunque no es interesante en todos los casos.

Otras características de un negocio escalable son:

  • Optimización continua de procesos y costes
  • Capacidad de adaptación y reinvención
  • Escasa inversión inicial y alta rentabilidad en poco tiempo

 

Tipos de escalabilidad

Aunque el objetivo siempre es el mismo, existen dos métodos distintos para alcanzar un negocio escalable. La escalabilidad puede ser tanto horizontal como vertical. Una es más costosa y reporta más beneficios; la otra es más barata pero cortoplacista.

Las empresas suelen combinar ambos tipos para lograr estrategias con más capacidad de adaptación y más flexibilidad. Pero dependerá de cada caso, de tu sector, de tus metas, y de otros muchos factores, identificar cuáles son los elementos de cada tipo que más te pueden interesar.

 

Escalabilidad vertical

Es el camino más rápido y el que ofrece resultados más objetivos. La escalabilidad vertical es la mejora de un solo proceso o departamento a través de incrementos materiales. Es decir, destinar mayores o mejores recursos a un solo nodo del sistema.

La actualización del software, o la compra de herramientas más potentes se hace en función del crecimiento; cuanto más crece tu empresa, más y mejores recursos necesita.

Claro que, su principal problema es la limitación. Llega un momento en el que el volumen de negocio no se puede seguir soportando sobre la última versión del programa, o sobre el espacio y personal disponible para un proyecto.

 

Escalabilidad horizontal

Si buscas un crecimiento ilimitado, entonces debes optar por la escalabilidad horizontal. Por la implementación de recursos en términos cualitativos manteniendo costes en función del ritmo de crecimiento.

Consiste en alimentar al sistema o a la empresa con lo que va requiriendo para mantener su expansión. En esta tipología es habitual encontrar softwares flexibles que se ajustan a las variaciones del entorno.

Sus beneficios son mayores que los de la escalabilidad vertical, pero su implementación también es mucho más costosa y compleja. A largo plazo te puede abrir las puertas a un mayor rendimiento y optimización de procesos.

 

¿Cómo se alcanza un negocio escalable?

Como ya hemos mencionado, cualquier tipo de negocio puede ser escalable. Ahora bien, no siempre es interesante adquirir esta característica por cuestiones de objetivos, o por las propias características del entorno en el que se opera.

La escalabilidad está ausente en el sector servicios por estos mismos motivos; para crecer, un restaurante necesita ampliar su plantilla, adquirir más espacio, o invertir más en proveedores. El crecimiento en ese caso nunca sobrepasa al coste de alcanzarlo.

Un autónomo que presta servicios a distintas empresas necesita dedicar más horas para crecer, pero la energía y el tiempo son finitos. Llegará un momento en el que se estancará, alejándose de negocios predominantemente digitales afincados a esta capacidad.

 

Planifica y valida la estrategia

Debes iniciar tu negocio apostando por la calidad y no la cantidad. Cuanto más complejo sea el sistema, más complicado será en el futuro asociarle una escalabilidad eficaz. Desde el punto de vista de las empresas tecnológicas, piensa en un programa versión beta que se va actualizando poco a poco gracias al feedback.

 

Asienta bien y trabaja sobre pocos pilares

Focaliza tus esfuerzos en pocos frentes. De esta forma podrás prevenir más fácilmente posibles amenazas, y mantendrás unos costes inferiores al nivel de crecimiento. Lo importante no es el tamaño o el número de departamentos y proyectos, sino la eficiencia de los mismos. Cosa que saben multinacionales como Coca-Cola.

 

Automatiza y sistematiza

Cuanto menos control y gestión necesite tu empresa, mayor capacidad de crecimiento tendrá. Puedes seguir el ejemplo de McDonald’s o Burger King, creando cursos y manuales de actuación que permitirán a tus empleados actuar de forma autónoma. Ese es el principal secreto de las franquicias más extendidas a nivel internacional.

 

Obsesiónate con la medición

Prioriza el análisis y las auditorías sobre la calidad. Esto es importante especialmente durante las primeras fases de negocio, cuando la corrección de errores y desajustes determina unilateralmente la capacidad de crecimiento.

 

Observa a la competencia

La característica clave de las startups es precisamente la escalabilidad. Puedes aprender grandes lecciones de las más exitosas atendiendo a los movimientos que hacen durante sus primeras semanas de vida.

 

 

En MÁSMÓVIL Negocios queremos que conozcas las estrategias más interesantes para alcanzar la escalabilidad. Por ello te ofrecemos la mejor conexión y ofertas de fibra y móvil del mercado. Consulta más detalles en nuestra web o llámanos gratis al 1495 para conocerlas.

Y tú, ¿ya tienes una empresa escalable?

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0