¿Qué es un Intrapreneur?: pistas para identificarlo y diferenciarlo de un emprendedor

¿Qué es un Intrapreneur?: pistas para identificarlo y diferenciarlo de un emprendedor

La importancia de elegir el camino adecuado para alcanzar el éxito
Las mejores iniciativas estatales para proyectos de emprendedores
Ventajas de la microempresa en momentos de inestabilidad

Para sortear la crisis muchas empresas están apostando por adaptarse al contexto con nuevas estrategias, nuevos objetivos, y sí, también nuevas mentalidades. Ahora, el Intrapreneur cobra más valor que nunca.

Aunque las ayudas y prestaciones ofrecidas por las instituciones han servido para aliviar la falta de liquidez, las cuestiones competitivas pasan ahora por repensar la realidad empresarial, enfrentando los retos del futuro desde un nuevo enfoque.

Hoy en MÁSMÓVIL Negocios destacamos la teoría del Intrapreneur, como posible salida estratégica a la coyuntura provocada por el coronavirus.

Cómo identificar a un intrapreneur

También te puede interesar: “Consejos para promocionarse como emprendedor en LinkedIn

 

Concepto y definición. ¿Qué es Intrepreneur?

En 1978, Gifford Pinchot III y su mujer Elizabeth Pinchot recogieron por primera vez el término Intrepreneur”. Era avistado en un artículo para la Tarrytown School of Entrepreneurs de Nueva york, titulado “Intra-Corporate Entrepreneurship”.

Siete años después, la pareja de empresarios concretó más el concepto en el libro Intrapreneuring: Why You Don’t Have to Leave the Corporation to Become a Entrepreneur. Asentaban las bases que han servido de alimento a decenas de estrategias empresariales.

¿Qué es exactamente un Intrapraneur? No es más que la introducción de la mentalidad emprendedora en el entorno empresarial más tradicional. Es decir, que los gerentes de una gran organización se comporten como un joven emprendedor de una startup.

En 1992 el American Heritage Dictionary lo definía como “aquella persona dentro de una organización que se responsabiliza de convertir una idea en un económicamente viable, a través de la toma de riesgos y de la innovación”.

 

Diferencias entre emprendedor e Intrapreneur

Aunque las estrategias de las startups nacidas a partir de la crisis financiera de 2008 han sido más que probadas y aceptadas, las grandes corporaciones no han terminado de conseguir replicar sus movimientos.

No se trata de una cuestión de voluntad, sino de contexto. Una multinacional no puede replicar las soluciones de flexibilidad y crecimiento que sigue una empresa tecnológica creada en Silicon Valley.

Pese a que existen multitud de definiciones para el emprendedor, existe consenso en torno a la idea de que es todo aquel que está dispuesto a correr un riesgo financiero mayor a la media, para aprovechar una oportunidad de negocio emergente.

Estas oportunidades se dan dentro del contexto de una organización establecida ya sea como parte del portafolio actual de productos o servicio de la empresa. O bien para explorar nuevas oportunidades que a lo mejor no están en actividad principal del negocio”.

Tal y como explica José Ernesto Amorós de EGADE Business School, “lo interesante es que los intraemprendedores, si bien son los creadores de estos potenciales nuevos negocios, comparten el riesgo con la empresa. Esto es una ventaja inicial si se compara con el emprendimiento independiente”.

Pitchford tomó esta mentalidad y la trasladó al organigrama de gran empresa. El Intrapreneur podía ser cualquier mánager capaz de organizar los recursos de la empresa de forma creativa y dinámica. Y así, se alentaba a las marcas más consolidadas a seguir compitiendo en el nuevo entorno digital.

Tanto el emprendedor como el Intraprenur son agentes de cambio que buscan romper el status quo con ideas disruptoras. En el caso del segundo, esta posición puede terminar convirtiéndose en el motor que acelere sinergias internas de cara a la apertura y el aprendizaje.

La única diferencia entre estos dos tipos de empresarios es el origen de la retribución. Y es que, mientras en el emprendedor clásico espera el reconocimiento de su propio sector o del conjunto del mercado, el Intrapreneur aguarda el feedback de sus compañeros.

 

Rasgos que definen al emprendedor interno

Es habitual percibir características parciales de este tipo de empresarios en casi todas las empresas españolas. Sin embargo, merece la pena detenerse en los valores absolutos que lo definen. Eso sí, el mérito reside también en el acercamiento contextuado a esta mentalidad.

Gran seguridad y confianza: el Intrapreneur está seguro de sí mismo porque cree en sus objetivos y en su postura para resolver los problemas del día a día.

Asunción controlada de riesgos: aunque se adentran en decisiones comprometidas, no lo hacen a la ligera. Detrás de cada movimiento existe el control y la planificación.

Capacidad de sacrificio: al igual que el emprendedor, este entiende el valor del fracaso y debe transmitírselo al resto de la organización para consensuar sus decisiones sin provocar fracturas.

Sentido común: un Intrapreneur es consciente de las implicaciones que conlleva su posición, y se comporta siempre a medida de las posibilidades que le ofrece cada contexto.

Carisma y fuerte personalidad: para soportar el peso de una estrategia tan arriesgada y dinámica, la persona necesita poseer una personalidad fuerte y una capacidad de liderazgo irreprochable.

Habilidades comerciales: aunque no están restringidos a ningún sector en particular, todos los Intrapreneurs suelen contar con grandes dotes comerciales que les permite persuadir a clientes y compañeros.

 

Ejemplos de Intrapreneurship

En las últimas décadas se han dado numerosos casos de emprendimiento interno. Incluso aunque no siempre se den a conocer públicamente, casi todas las empresas que se han enfrentado a un empleado estaban luchando contra el cambio.

Es decir, que aquellas organizaciones que se niegan a flexibilizar su cultura corporativa a raíz de un proyecto arriesgado están contraviniendo la postura de los Intrapreneurs responsables del mismo.

Eso fue lo que sucedió le sucedió en los años 90 a Ken Kutaragi en Sony, donde tuvo que nadar a contracorriente para poner las bases de lo que sería la PlayStation. Situación similar a la que vivió Spencer Silver durante la creación del famoso post-IT.

En un contexto de crisis estructural como el actual, la aparición de ideas transgresoras y arriesgadas serán las que determinen qué organizaciones lideran el tejido empresarial del futuro.

Así sucedió con Cabify, Glovo o Airbnb tras la crisis de 2008. Y así volverá a ocurrir en los próximos meses y años con aquellas empresas que arriesguen más, ignorando las tendencias de sectores y de la competencia.

 

 

En MÁSMÓVIL Negocios queremos que conozcas todas las estrategias para superar la crisis económica. Por ello te ofrecemos la mejor conexión y ofertas de fibra y móvil del mercado. Consulta más detalles en nuestra web o llámanos gratis al 1495 para conocerlas.

Y tú, ¿ya conocías el término Intrapreneur?

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0