Trabajar como perito: pasos y procedimientos

Trabajar como perito: pasos y procedimientos

Leyes que debes conocer para emprender con éxito
CEO, CFO, COO, CIO: definición y función de gerentes y directivos
Marketing Social Corporativo: una estrategia de éxito para el futuro

De la crisis están surgiendo tanto oportunidades de negocio como oportunidades laborales, y la del perito judicial es una de las que más fuerza está ganando bajo el crecimiento de infracciones y la saturación de las instituciones.

Los expertos de la jurisdicción social estiman que para 2021 ya se habrá producido un aumento de casos del 140%. Serían 8 millones de litigios nuevos; el doble de los que se habrían producido sin la pandemia.

Deudas impagadas, despidos improcedentes, cláusulas abusivas. A partir de septiembre entra en acción un Plan de Choque que devolverá a los juzgados y tribunales a la normalidad, y tratará de combatir esta oleada de casos.

Será la oportunidad ideal para el crecimiento del perito, una profesión que hoy en MÁSMÓVIL Negocios tratamos de desgranar para todo aquel que esté interesado.

Perito

También te puede interesar: “Datos y consejos para montar una empresa de limpieza

 

¿Qué es un perito?

Ni los abogados, ni los fiscales y los jueces están habilitados para valorar objetivamente según qué cuestiones. Es entonces cuando entra en juego el perito; un profesional de determinado campo, capacitado para elaborar un informe que servirá de prueba en el caso.

Este documento podrá ser valorado por el juez, pero ni este ni ninguna de las otras partes implicadas en el proceso estarán habilitadas para preguntar directamente al profesional.

De acuerdo con Perito Judicial, los valores sobre los que debe trabajar cualquier interesado en el perfil son:

  • Independencia e imparcialidad: el papel del perito hace necesaria una neutralidad genuina y científica en línea con el imperio de la Ley, y lejos de intereses personales o partidistas.
  • Objetividad: aunque todo testimonio es subjetivo, los conocimientos técnicos del perito dotan de una presunta objetividad a las pruebas y datos contrastados en el documento.
  • Veracidad: el profesional está obligado por ley a decir la verdad respecto a los intereses de quien le haya contratado para el trabajo.
  • Responsabilidad: el trabajo del perito puede cambiar la deriva de un caso, y de ahí que se sobreentienda una responsabilidad supina por su parte a la hora de enunciar y presentar hechos.

 

Tipos de peritos

El perito ofrece una tipología inmensa dependiendo del factor que se tome como referencia. Ya solo atendiendo a la especialidad se dispone una lista casi infinita de profesionales.

Según la relación de dependencia, el origen de contratación o acreditación. A continuación, resumimos los que contempla en la actualidad la legislación española.

  • Perito oficial: funcionarios estatales a los que se conoce como “forenses”.
  • Perito particular o de parte: trabajan de forma independiente a la Administración de Justicia, y pueden operar a través de listas o de parte. Son expertos que ayudan a dar soporte técnico a la defensa legal del contratante.
  • Perito nombrado por el jurado: el letrado selecciona al azar a uno de los titulados dados de alta en listas de profesionales.
  • Perito inscrito: colegiados registrados en las listas de Colegios Profesionales, asociaciones o sindicatos.
  • Perito certificado: basta con contar con la titulación necesaria para el trabajo y con la formación específica en el área pericial del caso en cuestión.
  • Perito idóneo: aunque no cuentan con titulación, poseen conocimientos y experiencia en el área a tratar, y por lo tanto su trabajo es igual de válido de cara al juez.

Estos tipos no son excluyentes y tampoco únicos. A cada categoría posteriormente se le ha de añadir el “apellido” propio de cada sector: de accidentes, calígrafo, industrial, etc.

 

Funciones del perito

El principal cometido del perito es el de confeccionar el dictamen pericial; una prueba independiente basada en su opinión, respecto a aspectos muy técnicos solo comprensibles para aquellos con conocimientos científicos concretos.

El perito puede solicitar al juez el tiempo y la forma que necesite para redactar el informe, mientras que el letrado se encargará de reunir todas las pruebas del caso para valorar el peso que ha de tener el texto en el proceso.

Eso sí, el trabajo del perito no se resume en redactar. También ha de ser capaz de defender la consigna verbalmente frente a las partes, para ganar el juicio en dirección a su trabajo.

 

Aprobación o denegación del informe

Estar escrito por un profesional habilitado no es sinónimo de aceptación. El trabajo siempre se puede solicitar cuando surge el conflicto entre dos partes y no hay pruebas suficientes para dirimir.

No obstante, cabe la posibilidad de que el informe sea rechazado o desestimado:

  • Si el juez puede formar sus propias conclusiones, no es necesario el papel del perito.
  • El juez puede considerar que el perito no cuenta con la cualificación necesaria.
  • La forma de elaborar el informe puede terminar desestimando sus conclusiones.
  • Si el perito no es imparcial, su trabajo carece de validez.
  • Al igual que el juez, si las partes sirven como testigos, el trabajo pericial es innecesario.
  • Fallo en tiempo y forma.

 

Comparecencia en sede

Las habilidades del perito tienen que trascender la pluma y el papel. Y es que además de presentar el informe, el profesional debe acudir a vista por requerimiento para ratificar el escrito ante el juez.

Si no lo hace este puede suspender el juicio e imponer una multa cuantiosa contra el perito. En ciertas situaciones el letrado está capacitado incluso para abrir un procedimiento contra él.

El deber del profesional, pues, pasa por estudiarse tanto el informe propio como el elaborado por el perito de la otra parte (si lo hay) para poder responder con firmeza y confianza sobre cualquier cuestión del caso.

La ley también recoge la opción de que los letrados se preparen las preguntas respecto al informe, de cara a acortar tiempos y complicaciones.

 

¿Qué hay que hacer para trabajar como perito?

El proceso para alcanzar el reconocimiento legal dependerá del tipo de perito que se desee ser: de parte o judicial.

 

Ejercer como perito de parte

Basta con inscribirse en uno de los Colegios Oficiales reconocidos por ley. Normalmente estas asociaciones cuentan con una Bolsa de Peritos en la que se inscribirse.

El colegio posteriormente contactará con el profesional por orden de lista, entregando los datos del clientes. Eso sí, lo habitual es que la asociación exija la realización de un Curso o una Jornada para poder constar en la lista.

La alternativa más rápida a esta vía pasa por establecer contacto directo con los letrados para dejar patente la disposición en caso de ser necesario el servicio.

En cualquier caso el requisito básico para optar a ser perito reside en los conocimientos técnicos asimilados.

 

Ejercer como perito judicial

El proceso a seguir es el mismo que el anterior, con la importante diferencia que el juez solo busca en unas listas determinadas de mucho más difícil acceso.

Si para constar como perito en la lista del Colegio basta con hacer un breve curso formativo, en las bases de las Asociaciones de Peritos Judiciales solo se puede constar desembolsando una importante cantidad de dinero.

Depende del grupo, pero lo estándar es que soliciten copias de toda la formación que se posea, y hasta un certificado de Antecedentes Penales.

Lo importante, no obstante, es demostrar que se tienen competencias suficientes para hacer peritaciones. Lo que solo se puede demostrar presentando un certificado de algún curso o jornada, o trabajos ya realizados.

Lo complicado aparece en aquellas asociaciones que solicitan hacer un curso de Peritaciones Judiciales cuyo precio suele orbitar en torno a los 500 euros. A eso se suma la cuota de ingreso (desde 350 euros), y la cuota trimestral (de 50 a 100 euros).

 

¿Cuánto cobra un perito?

El retorno de la inversión de tiempo y capital no siempre está garantizado. El perito no tiene unos ingresos estables, sino que dependen de distintas variables imposibles de controlar.

Lo normal es que el profesional cobre entre 300 y 5.000 euros por un informe pericial, dependiendo la cuantía del área, la especialidad y la dificultad de realización; pruebas, desplazamientos, estudio de viabilidad, ratificación.

 

 

En MÁSMÓVIL Negocios queremos que conozcas todas las oportunidades laborales del mercado. Por ello te ofrecemos la mejor conexión y ofertas de fibra y móvil del mercado. Consulta más detalles en nuestra web o llámanos gratis al 1495 para conocerlas.

Y tú, ¿has valorado trabajar como perito?

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0