Cuando instalas una red de ordenadores es importante comprobar que todo funciona correctamente. Si dispones de una en tu empresa, es posible que tengas que tener en cuenta algunos aspectos que te vamos a contar a continuación.

Propiedades de una buena red de ordenadores

Las redes de ordenadores hacen posible que dos o más dispositivos puedan interactuar entre ellos a través de un cable o por medios inalámbricos. Están principalmente pensadas para compartir recursos como archivos o periféricos.

Existen una serie de características que te permiten definir la funcionalidad de tu red de ordenadores, tanto si tienes una instalación de cableado estructurado UTP como si utilizas una red inalámbrica. Para medir el rendimiento de tu red tendrás que prestar atención a los siguientes aspectos:

Velocidad

Hace referencia a la velocidad a la que se transmiten los datos por segundo a través de la red. Para comprobarla puedes realizar un test en el que se muestren los datos de subida y descarga de archivos. La rapidez de estos será diferente según los estándares que utilices y según si usas una red inalámbrica, fibra óptica o cables de teléfono para transmitir los datos.

Si por ejemplo haces la comparación entre una red inalámbrica y una red cableada, comprobarás que la cifra de megabytes por segundo de la primera es inferior, ya que está dividida entre todos los equipos informáticos conectados.

Estudia si te conviene instalar un sistema de cableado estructural o si sería mejor optar por la fibra óptica.

Te puede interesar leer Ventajas de tener una red de ordenadores en tu empresa

Seguridad de la red

Entre los tipos de redes que puedes elegir, la fibra óptica es la que mayor seguridad proporciona.

Ten en cuenta que, aunque las redes inalámbricas son más fáciles y baratas de instalar y tienen mayor movilidad, el acceso a ellas por parte de personas ajenas a tu empresa no es muy difícil. Esto puede provocar problemas de seguridad, pirateo de la señal o disminución del ancho de banda.

En el caso de las redes cableadas el problema viene marcado por las interferencias que puede sufrir por el uso de otros aparatos.

Confiabilidad

Es esencial que controles el grado de probabilidad de que uno de los nodos de la red se averíe y se produzcan fallos. Esto dependerá de la red que tengas instalada y de cuál sea el elemento averiado. Puede que el componente que falle afecte al funcionamiento de la red entera o que sin embargo solo genere un problema local.

Por ello, es esencial contar con un hardware que en el momento que uno de los componentes falle, sea capaz de soportar errores, permitiendo así que el resto de los equipos puedan seguir trabajando.

Escalabilidad

Esta característica hace referencia a la capacidad de la red para adaptarse y reaccionar sin perder calidad o soportar cambios en el tamaño o configuración para habituarse a circunstancias cambiantes. Si tu red no es lo suficientemente amplia para añadir nuevos componentes de forma continua y que funcione a la misma velocidad, es importante que tenga facilidades para añadir o cambiar componentes de hardware y software e incluso instalar nuevos servidores para mejorar el rendimiento de la red.

Disponibilidad

Tienes que tener una red de ordenadores que cubra las necesidades de uso por las que se ha instalado. Su capacidad tiene que ser suficiente como para someter a los nodos a condiciones de rendimiento necesarias para el uso en tu empresa. La red tiene que estar disponible y activa gran parte del tiempo.

Las redes de ordenadores bien implementadas sirven de gran ayuda y utilidad en la organización de tu empresa. Por ello, no dudes en contratar la mejor tarifa de Internet para empresas y disfruta de un servicio con buena velocidad y seguridad. Si necesitas más información, no dudes en llamarnos gratuitamente al 1496 o consulta nuestra web.

¿Cumple tu red de ordenadores con estas características?