La inteligencia emocional en la empresa

La inteligencia emocional en la empresa

¿Es una buena idea compartir los beneficios entre todos los trabajadores?
Claves para una selección de personal exitosa
Sherpa, el asistente virtual español que pretende hacernos la vida más fácil

En los últimos años se está dando mucha importancia al factor emocional de los trabajadores dentro de las compañías, ya que se ha demostrado que juega un papel determinante en la forma de actuar de cada persona y, por ende, a la hora de conseguir retos y objetivos.

Daniel Goleman, psicólogo estadounidense, fue el responsable popularizó el término “inteligencia emocional” gracias a su libro homónimo publicado en 1995. Él explica el significado del término de la siguiente manera: “se trata de un sinónimo de carácter, personalidad o habilidades blandas que tiene su traducción en conductas manifestadas, tanto a nivel de pensamientos, reacciones fisiológicas y conductas observables, aprendidas y con posibilidades de ser aprendidas, que facilitan la gestión de las relaciones humanas de las personas”.

 

La inteligencia emocional en el ámbito empresarial

En las empresas, la inteligencia emocional ha llevado a cuestionar que un trabajador sea válido solo por su coeficiente intelectual y su capacidad de trabajo. Este tercer factor ha supuesto un punto de inflexión en el momento de tratar a los empleados, y es que las personas que cuentan con mayor inteligencia emocional destacan sobre el resto porque saben manejar su comportamiento y toman decisiones enfocadas a obtener resultados positivos.

Es decir, es la base de una gran cantidad de habilidades críticas, repercutiendo en casi todo lo que hacemos y decimos.

También te puede interesar: “Cómo hacer que la cultura empresarial sea creativa e innovadora

 

TalentSmart hizo un estudio en el que probó la inteligencia emocional junto a otras 33 habilidades en el lugar del trabajo y, como conclusión, resultó ser que esta aptitud es el mejor indicador de rendimiento y explica el 58% del éxito en todos los puestos de trabajo.

Otro análisis realizado por Robert Kelley y Janet Caplan, publicado por Harvard Business Review, ha determinado que los trabajadores que más destacan en la empresa suelen ser aquellos que son emocionalmente inteligentes, ya que crean unas relaciones sólidas y cuentan con mayor facilidad a la hora de resolver problemas porque saben a quién deben dirigirse en todo momento y con quién deben posicionarse.

Además, se ha demostrado que mantiene una relación directa con el salario de los trabajadores: el 90% de los empleados que obtienen mejores resultados tienen un alto nivel de inteligencia emocional. Por tanto, ganan más dinero. Y eso se puede aplicar a todos los puestos de trabajo, a todas las industrias y a todos los lugares del mundo.

Algo positivo de esta aptitud es que se puede cultivar. Hay personas que, de forma natural, son inteligentes emocionalmente, pero es una habilidad que se puede desarrollar con la práctica.

 

Líderes emocionalmente inteligentes

Un líder verdadero es empático y tiene la habilidad de desarrollar a las personas que lo rodean. Para ello, es necesario que tengan un gran control de sus emociones, generen entusiasmo entre los profesionales que lideran e influyan en los estados de ánimo de los demás.

Está en su mano generar un clima de confianza, conocer las debilidades y las fortalezas de cada individuo del equipo y mejorar el nivel de conciencia de todos. Para ello, es necesario que la comunicación sea clara y efectiva.

Por ejemplo, a la hora de ofrecer un buen feedback, Harry Levinson, psicoanalista y consultor estadounidense experto en temas de trabajo y liderazgo, recomienda a los directores que deben ser concretos, ofrecer soluciones y cuidar las palabras con las que se dirige al interlocutor.

 

Caso de éxito: Roberto Goizueta, presidente de Coca-Cola

Roberto Goizueta, presidente de la Junta Directiva y director general de The Coca-Cola Company, era un líder con una gran inteligencia emocional, ya que sabía que el éxito de la compañía pasaba por sacar lo mejor de cada miembro de su equipo, dando prioridad a las emociones. Su manera de formar a directivos era haciéndolos pasar por diferentes puestos de trabajo para dotarles de la experiencia necesaria y desarrollar la empatía. Era un referente capaz de generar un sentimiento positivo entre su personal y, quizás gracias a ello, llevó a su empresa a lo más alto.

 

En MÁSMOVIL Negocios apostamos por el bienestar en las empresas y de los empleados. De esta manera, hemos diseñado unas tarifas pensadas específicamente para tu negocio. Consulta más detalles en nuestra web o llámanos gratis al 1495 para conocer más sobre nuestras ofertas.

Y tú, ¿cómo gestionas la inteligencia emocional de tu empresa?

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies