Cómo elegir un buen servicio de mensajería

Cómo elegir un buen servicio de mensajería

Coworkings que admiten niños y mascotas
Cómo organizar una reunión
Trucos para crear un buen packaging

Buscar una agencia de mensajería que reparta tus productos es una dura tarea. Si eliges el proveedor adecuado puedes mejorar tus relaciones comerciales existentes y solidificar nuevas con otros empresarios o usuarios que adquieran tus productos. Con la gran cantidad de compañías de reparto que hay, como empresario tendrás que considerar muchos aspectos y por eso queremos mostrarte cómo elegir un buen servicio de mensajería.

Claves para elegir un buen servicio de mensajería

Cuando se crea una empresa se suelen seguir una serie de pasos: montas tu negocio, compras el producto y gestionas el marketing. Pero hay muchos emprendedores que se olvidan de un aspecto como la logística y la dejan fuera de su plan de actuación, por lo que una vez realizados los primeros pasos les toca volver a rehacer todas las cuentas y la planificación previa para adecuar los presupuestos y el coste de los productos.

¿Y comprendemos bien lo que es la logística? Si no es así deberíais prestar mucha atención ya que empieza con la recepción de los suministros -el almacenamiento de los paquetes- hasta la distribución y la atención postventa. No vale con olvidarse del producto una vez que le ha llegado al cliente. Deberías interesarte porque todos estén satisfechos con sus compras y puedes comprobarlo con las redes sociales o las opiniones en tu web.

También te puede interesar: Apps para dirigir tu empresa estando de viaje

Gestionar la logística no es nada fácil porque necesitas dedicar tu tiempo y tu dinero. Si tu empresa se encuentra dentro de los comercios tradicionales, todo se limita -en cierto modo- a comprar el material, almacenarlo y venderlo. Si vas a vender tus productos a través de Internet todo se puede complicar con la gestión de las importaciones, las tasas aduaneras y las devoluciones de los pedidos.

Consideraciones previas

Identifica tus propias necesidades: cuál es el objetivo de tu empresa, hasta dónde quieres llegar y qué quieres conseguir con ella. Jeff Bezos -dueño de Amazon- era vendedor de libros y en estos momentos es uno de los hombres más ricos del mundo. Y Elon Musk -dueño de Tesla- quería construir el primer coche 100% eléctrico y lo ha conseguido, es más, ya cuentan con tres modelos en su cadena de producción para los próximos años. Puede que sean ejemplos que no se parezcan a los nuestros pero demuestran la convicción de sus ideas y sus objetivos.

Evalúa bien las opciones y pide presupuesto: averigua la cobertura y las características del servicio en diferentes empresas. De acuerdo con el tiempo y el destino que te interese, elige el precio más competitivo.

Ten en cuenta las fechas de envío y entrega en lo relativo a días festivos y no laborables. Estas últimas tienen un cargo extra así como los pedidos exprés o de 24 horas. Para que sirva de ejemplo, cuando compras comida en Amazon en la capital madrileña se te garantiza que llegará a tu casa en menos de una hora con un aumento del coste del envío o en 2 horas al precio establecido desde que realizas el pedido, dependiendo de donde vivas.

Si vas a realizar el empaquetado tú mismo, cuida la envoltura y el embalaje. Y revisa las opiniones de los usuarios en sus cuentas de redes sociales para comprobar si los paquetes llegan en buenas condiciones o no.

Recuerda que si el paquete excede el peso o la longitud máxima pagarás un cargo adicional.

Investiga sobre las garantías: qué pasa si el envío no se entrega, cobros adicionales, compensaciones por incumplimiento en plazos de entrega, medios para rastreo y cobertura, entre otros temas. Tienes que ofrecerles a los clientes el mayor número de información posible en todo momento. Para ello es imprescindible que les proporciones un número de referencia para el seguimiento de los pedidos desde que confirman la compra hasta que llegan a su domicilio.

reparto de pedidos

 

Condiciones que debería tener una buena empresa de reparto

Que sea flexible para realizar el envío en cualquier momento: en media hora, una hora o en 24 horas.

Que pueda mezclarse contigo como si de un socio se tratara comprendiendo los gustos del cliente y adaptándose a ellos en todo momento y teniéndole en cuenta para todas tus decisiones.

Que cuente con ofertas personalizables en la flexibilidad de la hora de entrega o en las ubicaciones de recogida del producto. Cada cliente tiene unas necesidades y debemos adaptarnos.

Que tenga buena imagen. Si el pedido no llega en el plazo establecido la imagen de tu compañía se deteriora al igual que la del repartidor. Y como te comentábamos, la mejor forma de comprobar esto es darse un paseo virtual por las redes sociales de la empresa o por el propio buscador de Google.

Que cuente con servicios extra como pueden ser un call center en varios idiomas, un servicio de incidencias las 24 horas del día, el seguimiento de los pedidos, notificaciones por SMS o email, o la gestión electrónica de cobros. Volviendo al ejemplo de Amazon, la compañía responde dudas en Twitter en 7 idiomas.

Que el proveedor facilite la devolución de los productos bien mediante la recogida de los mismos o a través de los puntos de entrega establecidos. El cliente debe tener claro dónde, cuándo y cómo devolver su producto y en qué plazo se le entregará uno en perfectas condiciones o se le reembolsará su dinero.

Que vaya de la mano de las grandes compañías internacionales. Como no todos los mercados son iguales y no sabes la expansión que puede lograr tu empresa, si ya cuenta con acuerdos será más sencillo el evitar costes adicionales y el descontento de tus clientes.

Que mime tus mercancías. No es lo mismo transportar un móvil que una lavadora o un frigorífico, así como tampoco se puede tratar de la misma forma a los productos en frío que a los no perecederos.

entrega de pedidos a domicilio

Que gestione bien tu dinero. Es fundamental que se ofrezcan garantías a aquellos que te hacen entrega de su dinero y los productos deben estar debidamente identificados, así como ofrecer la posibilidad de la compra contrarreembolso, ya que todavía hay muchos usuarios reticentes a las compras por Internet ya que los nativos digitales todavía no poseen los 18 años ni tarjetas de crédito.

Que te garantice calidad. Puede resultar obvio, pero tu marca saldrá bien o mal parada dependiendo de la decisión que tomes. Los certificados de garantía son importantes, como pueden ser su posición en rankings por la presencia en estudios de mercado o a través de las estadísticas de incidencias y reclamaciones que deberías poder consultar.

 

En España hay muchas empresas que pueden proporcionarte este servicio y por eso no podemos recomendarte una u otra, dependerá de tus necesidades. Pero si no quieres revisar una por una todas las empresas ya hay páginas web que comparadoras como Packlink, Bidobido, Infoenvía o Mensajería Low Cost. Te dejamos un consejo extra: realiza algún tipo de empaquetado especial con la intención de fidelizar a los clientes: alguna pegatina o caja con el logo de la empresa, o un mensaje de agradecimiento por la confianza prestada.

 

Si necesitas un buen servicio de entrega de paquetes esta información te ayudará a decidirte por uno u otro. Y si quieres gestionarlo todo desde la web necesitarás una buena tarifa de Internet para tu negocio, entra en nuestra web o llámanos gratis al 1496 ¡y te informaremos sin compromiso!

¿Tienes ya claro qué servicio de mensajería elegirás?

COMENTARIOS

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies